fbpx

El desafío de ser padres de adolescentes

El desafío de ser padres de adolescentes

La adolescencia es una etapa de grandes cambios en el plano físico, psicológico y social, la que determina de manera importante el desarrollo futuro de los individuos. Es una fase de transición que marca el término de la etapa infantil y que prepara los cimientos para la vida adulta.

Esta fase del ciclo vital no sólo representa importantes desafíos para los y las jóvenes que experimentan los cambios, sino también para quienes los rodean y constituyen su núcleo afectivo más importante. Es frecuente que los padres suelan sentirse muy demandados e incluso sobrepasados(as) en la crianza de hijos(as) adolescentes, y en este sentido es usual que comenten que “los desconocen” o “no saben cuál es la mejor forma de relacionarse con ellos(as)”.

Por esta razón, es muy necesario y útil que los adultos tengan en cuenta las características de la adolescencia y sus cambios con el fin de estar atentos y mejorar la comunicación con sus hijos que atraviesan por esta etapa.

1.       La adolescencia comienza con la pubertad en la que se experimentan significativos cambios físicos que insegurizan al joven (la edad puede variar entre uno y otro). Se trata de dejar atrás el cuerpo con características infantiles y poco a poco ir internalizando un nuevo esquema corporal. Estos cambios también implican alcanzar la madurez sexual, aún cuando la madurez psicológica para internalizar dichos cambios implica un proceso progresivamente más lento y complejo.

2.       Durante la adolescencia el joven debe enfrentar nuevas responsabilidades que se asocian a una identidad juvenil y que muchas veces implican superar algunas dependencias de los padres y de sus familias. Tanto los intereses como las opiniones de los jóvenes cambian en un claro intento por construir una identidad independiente y diferente a la de los padres.

3.       El grupo de pares, los amigos(as) del vecindario y/o del colegio se vuelven el grupo de referencia más significativo para los jóvenes. En estos grupos sociales ensayan nuevas formas de relación y valores que en ocasiones son muy diferentes a los de su familia de origen.

Estos cambios constituyen verdaderos duelos que son vividos con ansiedades, inseguridades e incertidumbres que implican una nueva configuración de la relación padre e hijo y frente a la que ambas partes deben reconocerse y adaptarse.

Solicita hora
Escribe tus datos

Te contactaremos a la brevedad.

Quiero descuento de 30% en primera sesión de terapia*. (*No acumulable con otros descuentos)